Especialistas en Medicina Sexual y Reproductiva del Varón
Vasectomía (el anticonceptivo del hombre)
¿Qué es la vasectomía?
La vasectomía es un método quirúrgico anticonceptivo, seguro y efectivo para las personas que no desean tener más hijos.

Es una cirugía sencilla, ambulatoria y que dura aproximadamente 20 minutos. Consiste en realizar la sección y ligadura de los conductos deferentes (tubos que transportan a los espermatozoides desde el testículo hacia la uretra).


¿Qué sucede cuando se practica la vasectomía?
Básicamente, lo único que sucede es que el semen ya no contiene espermatozoides. La cantidad de semen sigue siendo prácticamente la misma, dado que la mayoría del liquido seminal se produce en las vesículas seminales y en la próstata y estas glándulas no se ven afectadas por la intervención quirúrgica. No afecta el deseo sexual, la erección ni el orgasmo. Se siguen produciendo espermatozoides en el testículo pero estos se eliminan por mecanismos que pone en marcha la propia naturaleza. Si en un futuro se desea recuperar la fertilidad, puede revertirse la vasectomía a través de técnicas microquirúrgicas para volver a unir los conductos deferentes.
¿En qué consiste la técnica de vasectomía sin bisturí?
En Centro andrológico Recoleta realizamos la técnica de vasectomía sin bisturí ni agujas y con anestesia local.

Esta técnica, diseñada por el Dr. Shunqiang Li en China, es un método mínimamente invasivo y con menor porcentaje de complicaciones con respecto a las otras técnicas convencionales.

Se realiza con instrumental quirúrgico especialmente confeccionado por el creador de la técnica para disminuir al máximo los inconvenientes durante la intervención.


¿A quién se recomienda la vasectomía?
A todo hombre que tenga satisfecha su paternidad. Cuando existe contraindicación de embarazo. Evitar la transmisión de enfermedades genéticas graves.
Con dicha intervención, el semen ya no contiene espermatozoides, su cantidad sigue siendo prácticamente la misma dado que la mayoría del líquido seminal se produce en las vesículas  seminales y la próstata y estas glándulas no se ven afectadas por la intervención quirúrgica.

La vasectomía es un método sencillo y cuesta menos que otros métodos de control de la natalidad en la mujer. No modifica la erección ni el deseo sexual, ya que la testosterona (hormona sexual masculina) se seguirá produciendo.

Luego de la cirugía, el testículo continúa con la producción de espermatozoides,  si en el futuro el paciente desea recuperar su fertilidad es posible revertir la vasectomía mediante  una microcirugía para recanalizar los conductos deferentes, llamada vasovasostomía. El éxito de esta reversión es considerable y dependerá del tiempo transcurrido entre la vasectomía y la cirugía de recanalización.