Especialistas en Medicina Sexual y Reproductiva del Varón
Fimosis
¿Qué es la fimosis?
Se define a la fimosis como la estrechez del prepucio (piel que recubre el glande o extremo anterior del pene), que impide o dificulta su retracción.

En la fimosis se produce un anillo fibroso del prepucio, que impide su deslizamiento hacia atrás para exponer el glande para su aseo.  Cuando el pene esta en erección podría producir disminución de la sensibilidad durante las relaciones sexuales.

Si bien la fimosis es frecuente en los recién nacidos, generalmente  se resuelve en forma espontánea durante los primeros años de vida.

Los adultos también pueden sufrir esta enfermedad, produciendo dolor al intentar retraer el  prepucio y provocando problemas en la actividad sexual.  Inclusive cuando la fimosis es puntiforme (el orificio prepucial es apenas perceptible) puede provocar trastornos en la micción.

La fimosis adquirida del adulto puede ser debida a la presencia de infecciones recurrentes del glande y del prepucio (balanopostitis), frecuente en pacientes diabéticos, que van produciendo irritación e inflamación crónica del prepucio hasta provocar finalmente su estrechez.


¿Qué síntomas produce la fimosis?
El síntoma más característico de la fimosis es la imposibilidad para deslizar hacia atrás el prepucio con el pene en estado de reposo y más acentuado en estado de erección.

La fimosis puede provocar complicaciones, tales como:

Balanitis (inflamación del glande): Debido a la falta de aseo se acumulan secreciones propias del pene y orina que provocan inflamación e infección a nivel del glande y prepucio. Problemas al orinar: En grados severos la fimosis impide la correcta salida de orina y puede provocar dificultad en la micción, hasta retenciones completas de orina. Molestia durante relaciones sexuales: La ausencia de retracción del prepucio puede causar dolor durante la práctica sexual, incluso puede impedirla. Lesiones a nivel del anillo fibroso del prepucio durante la relación sexual tales como grietas en la piel y heridas cutáneas. Presencia de esmegma: Secreción de aspecto blanquecino y maloliente producto a una higiene deficiente. Disminución de la sensibilidad del pene. Parafimosis: En casos de fimosis severa, si se fuerza la retracción del prepucio, este puede quedar bloqueado por detrás del glande y no volver a su posición habitual. Este cuadro causa dolor intenso y edema convirtiéndose en una urgencia urológica.
¿Cuál es el tratamiento de la fimosis?
La fimosis del adulto es un problema que tiene solución. El tratamiento indicado es la circuncisión o postectomía.  La cirugía consiste en extraer el anillo fimótico, de manera que el glande quede permanentemente descubierto.  Es una intervención quirúrgica que se realiza en forma ambulatoria, es decir no requiere internación,  de 30 a 40 minutos de duración aproximadamente.

La cirugía no suele tener complicaciones, permitiendo una pronta reincorporación a las actividades diarias.

En Centro andrológico Recoleta, tenemos una experiencia quirúrgica importante, acumulada durante muchos años de trabajo. Los resultados estéticos son muy buenos, se mejora la dificultad y los pacientes quedan satisfechos con los resultados anatómicos y funcionales.