Especialistas en Medicina Sexual y Reproductiva del Varón
Recuperación de Espermatozoides por Biopsia
¿Cuándo se realiza una biopsia testicular con recuperación espermática?
Los pacientes que no tienen espermatozoides en el semen (azoospermias) han sido considerados durante mucho tiempo como estériles irreversibles.

Sin embargo el 40% de los azoospérmicos producen espermatozoides normalmente en sus testículos, pero sus vías de salida al exterior están obstruidas. El 60% restante pueden presentar pequeños focos testiculares de producción espermática.

En los pacientes azoospérmicos que desean intentar un tratamiento de reproducción asistida de alta complejidad (FIV-ICSI), pueden obtenerse espermatozoides del propio testículo a través de una biopsia testicular para recuperación espermática.
¿En quienes está indicada la biopsia testicular con recuperación espermática?
Pacientes con azoospermia (ausencia de espermatozoides en el semen) Varones que se han sometido previamente a una vasectomía y desean recuperar su fertilidad.
Técnica quirúrgica
Existen diversas técnicas para recuperar espermatozoides. Una de ellas es la punción testicular con la cual se extrae “a ciegas” con aguja una porción de tejido testicular para su análisis. Esta técnica no permite seleccionar el área a biopsiar y de haber complicaciones tales como sangrado es necesaria una cirugía para resolver dicho inconveniente.

Muchos de los pacientes con azoospermia pueden presentar pequeños focos testiculares con producción de espermatozoides. Las técnicas convencionales de biopsia testicular no permiten seleccionar dichos focos. Las técnicas de recuperación espermática microquirúrgica (Micro Tese) facilitan el reconocimiento de los túbulos seminíferos del testículo más susceptibles de contener espermatozoides, para realizar las biopsias mediante instrumental microquirúrgico, mejorando significativamente los porcentajes de éxito.
Procedimiento quirúrgico
La intervención se realiza, generalmente, bajo anestesia local en forma ambulatoria y se actúa sobre ambos testículos. El procedimiento dura aprox. 30 minutos.

Con la técnica de recuperación espermática microquirúrgica (Micro Tese) se realizan una o dos pequeñas incisiones en las bolsas del testículo y se inciden las diferentes capas que lo rodean hasta llegar a los mismos. Bajo visión microscópica se reconocen los túbulos seminíferos del testículo más susceptibles de contener espermatozoides para extraer un pequeño segmento de cada uno. Las diferentes capas del testículo, así como la piel, se suturan con puntos reabsorbibles (se caen solos).
¿Cuáles son los resultados?
Tras la cirugía, en el laboratorio se verifica la presencia de espermatozoides móviles en la muestra testicular.

Los resultados de la recuperación microquirúrgica de espermatozoides para utilizarlos en técnicas de fertilización asistida dependen de muchos factores. Entre los más importantes señalamos: calidad de los espermatozoides obtenidos; número y calidad de ovocitos; edad de la pareja (a mayor edad disminuye tanto el porcentaje de fertilización como el de gestación).

Es importante explicar a la pareja que cuando no se consigue la recuperación espermática, la inseminación con semen de donante y/ o la adopción es una alternativa válida para muchas parejas con problemas de infertilidad.

En Centro andrológico Recoleta acompañamos a la pareja en el proceso de búsqueda y ofrecemos toda nuestra experiencia en el estudio del hombre infértil.
¿Se pueden “congelar” los espermatozoides?
Los espermatozoides obtenidos tras la recuperación espermática quirúrgica se pueden crio preservar (congelar) para ser utilizados en tratamientos de reproducción futuros evitando repetir la intervención.