Especialistas en Medicina Sexual y Reproductiva del Varón
Infertilidad Masculina
¿Qué es la infertilidad?
Es la incapacidad de una pareja sexualmente activa  de concebir un hijo después de un año de  mantener relaciones sexuales sin uso de método anticonceptivo.

Aproximadamente un 15% de las parejas son infértiles, es decir no consiguen embarazo en el momento deseado.

La mayoría de las parejas comienzan visitando al ginecólogo, previendo que la causa de su infertilidad es femenina. Sin embargo cerca del 40% de los casos de infertilidad, son atribuibles a causas masculinas, de aquí la importancia de enfrentar a la infertilidad como un problema de la pareja, donde es necesario el estudio simultáneo de ambos integrantes.
¿Cuáles son las causas de infertilidad masculina?
Los orígenes de la infertilidad masculina  suelen ser múltiples. El objetivo de la evaluación es identificar aquellas causas potencialmente corregibles para instaurar un tratamiento que mejore la fertilidad del hombre, y diagnosticar algunas alteraciones que son irreversibles  donde se pueden aplicar tratamientos de reproducción asistida.

Factores tóxicos que actúan sobre el testículo: Existen numerosos medicamentos que pueden alterar la calidad seminal, como el hábito de fumar, el alcoholismo o el consumo de marihuana. Los factores tóxicos repercuten en la fertilidad alterando la concentración, movilidad y forma de los espermatozoides. Anomalías genéticas: La infertilidad masculina puede ser debida a alguna alteración en sus cromosomas. La detección de las causas genéticas permite a las parejas ser informadas sobre la posibilidad de transmitir las anomalías a la descendencia. Trastornos hormonales: La alteración de los niveles de ciertas hormonas en sangre se traduce en una mala  calidad seminal. Varicocele: La dilatación anómala de las venas que acompañan al testículo alteran la temperatura a nivel testicular produciendo una alteración en la calidad seminal. Alrededor del  45% de los varones que tienen dificultad para embarazar y alteración de la calidad seminal, presentan varicocele. Causas testiculares malignas: Ocasionalmente la infertilidad masculina puede ser una manifestación  de enfermedad testicular maligna (neoplasias testiculares).
¿Cómo se evalúa al hombre que consulta por infertilidad?
Lamentablemente en algunas instituciones, el estudio del hombre infértil se limita al pedido de un espermograma y no se realiza el examen físico. Esta evaluación es imprescindible en todo varón que consulta por infertilidad,  sólo así se podrán diagnosticar algunas anomalías testiculares y alteraciones potencialmente corregibles como el varicocele e identificar las patologías testiculares malignas.

La infertilidad es un problema de pareja y sus causas son compartidas, por ello la importancia de la evaluación de la mujer por el ginecólogo y del varón por el andrólogo.

Se debe realizar una historia clínica detallada, de las funciones reproductiva y sexual del hombre para identificar las posibles causas de infertilidad; además de una exploración física minuciosa de los testículos, epidídimos y conductos deferentes.

El espermograma es la piedra angular para evaluar la infertilidad masculina; y también ayudará a definir la severidad del problema.
¿Es tratable la infertilidad en el hombre?
Muchas de las patologías que producen infertilidad en el hombre pueden revertirse con tratamientos adecuados: el varicocele, las obstrucciones de las vías espermáticas (vasectomías, obstrucciones epididimarias, bloqueo de los conductos deferentes post-cirugía de hernia, obstrucciones de los conductos eyaculadores), patologías infecciosas, fallas hormonales, etc.

Los pacientes que no tienen espermatozoides en el semen (azoospermias) han sido considerados durante mucho tiempo como estériles irreversibles.

Sin embargo el 40% de los azoospérmicos producen espermatozoides normalmente en sus testículos, pero sus vías de salida al exterior están obstruidas.  El 60% restante pueden presentar pequeños focos testiculares de producción espermática.

En los pacientes azoospérmicos que desean intentar un tratamiento de reproducción asistida de alta complejidad (FIV-ICSI), pueden obtenerse espermatozoides del propio testículo a través de una biopsia testicular para recuperación espermática.

Las técnicas convencionales de biopsia testicular  no permiten seleccionar los focos de producción espermática. Las técnicas de recuperación espermática microquirúrgica (Micro Tese) facilitan el reconocimiento de los túbulos seminíferos del testículo más susceptibles de contener espermatozoides, para realizar las biopsias mediante instrumental microquirúrgico, mejorando significativamente los porcentajes de éxito.

En Centro andrológico Recoleta acompañamos a la pareja en el proceso de búsqueda y ofrecemos toda nuestra experiencia en el estudio del hombre infértil.